Sala B

Cuando se apagan las luces del cine se abre todo un abanico de posibles víctimas.