Enamorados

Después de arrancarle ambos ojos con la cucharilla del postre le susurró al oído:
—Tranquilo querido. El amor es ciego.