La promesa

Se había prometido no volver a tragarse el semen de nadie, pero aquel fajo de billetes era tentador incluso para ella.