Estiércol

Mi marido sigue gritando, pero no lo entiendo, hace tres días que lo enterré vivo en el jardín.